El Paseo de Aguas

Hace unas semanas atrás, se comentó de manera insana e irreflexiva que el Paseo de Aguas  estaba malogrado. Al inicio me incomodé y luego me preocupó; pero luego reflexioné y me dije que bueno, que bueno que estén pendiente de mi.

Creo que así son algunos seres humanos, dedicados a comentar lo desfavorable y hacer críticas negativas y desorientadas. Felizmente, que yo como Paseo de Aguas, no pienso ni hablo; sólo me dedico a distraer  y relajar contra el endemoniado estrés que se apodera de las mentes y nos conduce a la depresión. Contemplar la fluidez del agua, el sonido musical, el cambio de colores que semejan al arco iris, son suficientes para que esa noche se pueda descansar con un sueño reparador.

Esos comentarios que se mencionaron y divulgaron malsanamente, me demostró que desconocían que desde la quincena de diciembre pasado, trabajé desde las 7 a 11 de la noche todos los días. Me sentía feliz de ver a muchas familias, muchas promociones de escolares -no solo de Trujillo sino de otros departamentos- y decenas de parejas de recién casados, hacer el mejor flash para sus recuerdos.

También me visitaron deseando sentir la humedad del agua y la alegría de las luces.  Incluso hasta quinceañeros estuvieron por aquí y estoy seguro, que sí muchos de ellos  pidieron  un deseo al pasar por el Túnel de Aguas,  se les hizo realidad como si la magia de mis aguas cumplieran con sus anhelos.

Me visto de muchos colores: el  rojo expresa el amor, la pasión. El azul la inmensidad, el infinito, y los sueños. El verde la esperanza, el medio ambiente, un futuro mejor. El  amarillo la alegría. el entusiasmo y la luz. El naranja -que no es más que la combinación del rojo y del amarillo- une el amor con la alegría. El violeta que combina la inmensidad de los  sueños con la esperanza que estos se lleguen a realizar si corres el riesgo de vivirlos.

Y así puedes divertirte conmigo. Tu compañía me complace y trabajé hasta el otro año. ¿perdón? quise decir los primeros días del nuevo año 2012, sin tregua alguna. Sin embargo, después de esto me di un descanso, ¿perdón, descanso no? sino una reparación o un mantenimiento total.

Pues, le di duro en estas fiestas y estoy en mi derecho de tener una atención para empezar de nuevo; sin embargo  salieron algunos a decir muchas cosas, incluso a este medio  enviaron una carta que no estaba trabajando.  No se cual fue la intención, pero lo hicieron y hasta por  radio comentaron.

Ello no importa. Reflexionando en positivo, me siento importante, ya que muchos “críticos” están pendientes de mí, que bueno. Valió la pena atender a todos quienes me visitaron esos días. Pero como saben, yo soy del pueblo y me debo al pueblo, como una obra que contribuye al turismo y al bienestar sicológico y emocional.

Descanso todos los lunes, tan igual como el zapatero, el carpintero, el albañil, etc. por ello se que me entiendes y te invito a que vengas a verme de martes a domingo de 7.00 pm a 10.00 pm. a la avenida Víctor Raúl (jurisdicción del distrito de Víctor Larco Herrera). Sólo deseo hacerte sentir bien y contribuir a mejorar tu calidad de vida.

Tienes que estar acceder para escribir un comentario Login